martes, 21 de febrero de 2017

Diástasis. Sin complejos... y a por ello.

Ya hace nueve meses y medio que nació la niña y en varias ocasiones me han preguntado si estaba embarazada de nuevo. Ya sabéis que esa pregunta molesta mucho -una vecina me lo preguntó cuando la niña tenía tres meses y por poco no la desintegro con la mirada-, pero cuando te lo cuestionan en más de una ocasión y, sobre todo, cuando te miras en el espejo y piensas en que tienes la misma barriga que cuando estabas embarazada de cuatro meses aceptas que algo pasa. Y no, no es un nuevo embarazo.


El caso es que sabía que mi barriga no era normal, al menos muy distinta a la que tenía antes de quedarme embarazada. Que me he recuperado de los dos embarazos bien, que he vuelto a mi talla 38, que peso lo mismo que antes de quedarme embarazada...  pero, ¿y la barriga? Seguía ahí. Después de una visita rutinaria al ginecólogo este me confirmó que estaba perfecta, que no había nada ginecológico detrás.


¿Entonces, qué? Entonces buceé en internet. Miré y remiré y me topé con un problema que, nada más indagar en él, supe que tenía: diástasis abdominal. ¿Y qué es? La diástasis de los rectos abdominales es la rotura de la línea central del abdomen o línea alba con separación de los músculos abdominales provocando un desplazamiento de los órganos internos. Ocurre de forma natural en todos los embarazos por el crecimiento del útero dentro del abdomen, en muchas mujeres ocasiona problemas después del parto y no se recupera con ejercicios abdominales.


Esta separación altera la apariencia del abdomen aumentando su volumen pudiendo confundirlo con sobrepeso, muchas mujeres dicen que es como si estuvieran embarazadas. Por otra parte aparecen otra serie de problemas como son dolores lumbares y problemas digestivos.





Una vez descubrí el problema quise ponerle solución. Aunque hay personas que recurren a la cirugía, otras acuden a un fisioterapeuta especialista en el tema. Yo fui a una clínica de Málaga en la que me confirmaron que padecía ese problema. Después descubrí "Stop diástasis", una clínica de Madrid que se dedica exclusivamente a este problema y que goza de buenos resultados. Solo hay que ver los "antes y después" de muchas mujeres para ver que es posible, pero hay que ponerle mucha paciencia.


El tratamiento se puede hacer online y también de forma presencial. Como la clínica esta en Madrid, lo estoy haciendo vía telemática y de momento es casi como si acudiera allí, porque me hacen seguimiento con vídeos, fotos y mediciones.


Ya llevo una semana, aún me quedan 5 para completar la primera parte del tratamiento, que puede extenderse hasta las 18. Este consiste en el uso de una faja especial para diástasis, ejercicios guiados y mucha voluntad.


¿Y tú, conoces la diástasis?


Seguiremos informando


Sed felices


Objetivo mamá

No hay comentarios:

Publicar un comentario