jueves, 21 de noviembre de 2013

Regalos útiles y divertidos

Por fin escribo este post. No os hacéis una idea de cuantas veces he estado a punto de hacerlo y por una razón u otra nunca lo había hecho. Es una entrada que puede ayudaros si estáis indecisos en qué comprar para vuestros bebés y también facilitará las cosas (espero) a aquellos que no sabéis que regalar a un recién nacido.

Para empezar tengo que decir que Á tiene ropa de aquí a la comunión, sin exagerar. Baberos, pijamas, bodys, pantalones y jerseys que nos han regalado y prestado de aquí al día del juicio final. Tenemos suerte. Apenas me he gastado dinero en ropa y el que me he gastado ha sido más por capricho que por otra cosa. He dejado de lado las tiendas de complementos, bolsos, vestidos y maquillaje por aquellas en las que hay ropa de la talla 0 a la 12. ¡No tengo remedio! Al fin y al cabo es moda.

El caso es que voy a relataros cuáles han sido los regalos más útiles o divertidos que le han hecho a mi niño o, al menos, a los que yo les he encontrado más utilidad.

Para empezar las cestas de ropita, productos de higiene o regalitos varios. Me parece un regalazo. En total recibí tres. Además de que me parece una monada es súper útil. ¡Y hace tanta ilusión!

  


Otro de los regalos estrella y que creo que no puede faltar en el cuarto de un recién nacido son las tartas de pañales. Recibí dos. Es otro regalazo. Durante el primer mes de vida de Á no compramos ni una sola caja. Entre las dos tartas y que mis suegros cada vez que iban a hacer la compra nos traían una bolsa no hicimos nada de gasto en pañales. Y ojo, es cuando más se consumen, porque los recién nacidos hacen caca 735493637 veces al día. Ahora está mucho más regulado.


Uno de los regalos más curiosos fue sin duda la "Nest towel". Se trata de una toalla-poncho con la que secar al bebé sin ayuda de nadie. Quienes no seáis padres aún diréis que menuda tontería. Pero de eso nada. Bañar y secar a un bebé es poco menos que una cruzada. Esta toalla sirve para sacarlo de la bañera y secarlo una sola persona. Un descubrimiento, vaya. La podéis encontrar en El Corte Inglés.



Otro regalo que creo que será muy útil es la cuchara "Squirt". La verdad es que aún no la he utilizado porque el bebé solo toma líquidos, pero en cuanto le manden papillas la estrenaré (creo que será muy pronto porque en una semana cumple cuatro meses). Es una cuchara dosificadora con un depósito, por lo que te ahorras tener un cuenco o plato con la papilla. Lo introduces todo en el depósito y poco a poco sale por la cuchara. Lo puedes encontrar en Tutete.


En cuanto a accesorios de paseo lo tengo muy claro. Al margen de los muñequitos para el carro, el plástico o la sombrilla, yo tengo dos cosas muy útiles y que te salvan de esos apuros en los que te metes cuando sales. Las bolsas de la compra. Se trata de la bolsa multiusos plegable "Elephant & apple". Tiene varias posiciones y a mi me ha sacado de más de un apuro como veis en la foto.




También está el pack "Engancha y pasea" que sirve tanto para colocar la bolsa del carro, como para colgar las bolsas con las que te cargas después de hacer la compra. Soportan hasta cinco kilos. Este accesorio y el anterior lo podéis encontrar en Tutete.



Y por último y no por ello menos útil o, en este caso, divertido. El saco baby bites. Lo vi hace mil en un blog. Y me enamoré. Pero como de tantas cosas, me olvidé –bendita memoria, si no estaría arruinada–. El caso es que unas amigas también lo vieron y como me conocen muy pero que muy bien, se lo compraron a Á. Es tan bonito, tan calentito, tan original... Es un producto 100% spanish y podéis comprarlo en la web de Babybites



Espero haber dado ideas y resuelto algún quebradero de cabeza. no olvidéis que es un post personal, es decir, que no cobro por ello (ni mucho menos)  y que solo trato de ayudar.

Muchos besos

Objetivo mamá

lunes, 4 de noviembre de 2013

La primera vez

Esto no es un post de esos que tratan de captar la atención con un título sugerente. Definitivamente NO. En esta entrada del blog voy a hablar de la primera vez. De las primeras veces, SI.

De la primera vez en que mi hijo se bañó. De la primera vez en que mi niño se puso malo.

Últimamente escribo post muy ñoños, pero no lo puedo evitar. La maternidad me ha hecho blanda, soy como una máquina de blandiblu, todo el que quiera aprovecharse ahora mismo de mí puede, estoy tonta.

Pero es que he descubierto la pureza de las cosas. Ahora veo la vida desde otra perspectiva, desde los ojos del pequeño Á. Con tres meses y una semana mi bebé se enfrenta cada día a una primera vez de algo.

Esta mañana, por ejemplo, ha olido por primera vez el chocolate. Cuando lo pruebe no podrá parar, jeje.

Su padre y yo nos estamos esforzando por estimularle a cada instante. Con olores, sonidos, actitudes o experiencias. Le ponemos música todos los días. Un buen amigo –música, para más inri– nos regaló un cd con músicas para dormir, jugar y dar los buenos días. Al rubito le encanta! Os recomiendo este o cualquier otro que le estimule. Él oye y no para de hacer ruidos y "ajós".



Hace un mes, incluso, fue a su primer concierto de música clásica. Fue en el Museo Alborania de Málaga. Estaba lleno de bebés y niños que no dieron un ruido. La música calma a las fieras, ya se sabe...



El otro día fue al campo por primera vez. Respiró naturaleza, oyó a los pájaros piar. No sé quien estaba más emocionado, si él o yo. Hace quince días sintió la lluvia por primera vez. Le puse un plástico horroroso y no paraba de reírse.



Ver a través de sus ojos, oler a través de su nariz, oír a través de sus oídos, tocar con su piel y pronto probar con su lengua son sensaciones que ojalá no olvide nunca. Es maravilloso.

Objetivo mamá

lunes, 28 de octubre de 2013

La oportunidad

Mi niño cumple hoy tres meses. 

Tres meses de una corta vida que a mi se me antoja larga. Porque han sido los 90 días más llenos de mi existencia. Porque me siento plena desde que está conmigo.

En mis largas noches le doy vueltas al coco y pienso de todo. Y he llegado a la conclusión de que la maternidad es una oportunidad. Te da la oportunidad de ver la vida desde otra perspectiva.



Cuando Á me mira veo en él la inocencia. A veces me observa curioso, otras berreando y otras riendo. Miro a mi polluelo y se para el mundo. Es una oportunidad para dejar todo de lado y no querer más que estar con él.

Darle de comer es otra oportunidad. Que mi propio cuerpo genere su comida me da la oportunidad de comprender que soy fundamental para él. Te ayuda a cuidarte, para que la leche sea buena, y te proporciona la seguridad suficiente para entender que eres una pieza imprescindible en su vida. Que no le puedes fallar.

También es una oportunidad de aprender a querer. Porque cuando nace un hijo, nace una madre. Porque cuando tienes a tu bebé en brazos, comprendes que nunca querrás a nadie como a él. Que no hay límites de cariño, ternura y lealtad, que siempre estarás ahí porque le quieres por encima de absolutamente todo.

Y por último, y no por ello menos importante. La maternidad te da la oportunidad de comprender. Ahora sé cuánto hizo mi madre por mi. Cuánto me quiere y porqué hizo esto o aquello. Porque es mi madre, y eso es lo más grande. Porque solo cuando eres madre valoras a la tuya como se merece. Gracias mamá.

Me reitero. La maternidad lo es todo. Cada día aprendo más y más.

Objetivo mamá

lunes, 14 de octubre de 2013

Como ir gordimona y no morir en el intento

¡Por fin estoy aquí!

La maternidad absorbe mucho más de lo que esperaba, jeje, pero prometo que esta vuelta es definitiva, ya que ya me estoy haciendo al bebé y empiezo a sacar el máximo rendimiento a los pocos minutos que tengo libres al día.

El caso es que este post estaba pendiente desde hace mil. La ropa de premamá y lactancia, esa gran olvidada, o lo que es lo mismo: como ir gordimona y no morir en el intento.

Aquí, la que más y la que menos es coqueta. En mi caso me inclino más por el más que por el menos, vamos, que soy presumida y trato de ir siempre mona, aunque no siempre lo consiga... sobre todo desde el 27 de julio, jaja.

El caso es que la ropa de premamá vale una pasta y, además, te dura solo unos meses. Varias amigas me dejaron algunas cosas que me vinieron de perlas, porque me fastidiaba hacer un gran desembolso que después no iba a aprovechar.

En total, durante los nueve meses, invertí en unos pantalones de rebajas de h&m, dos camisetas básicas de pull&bear, dos medias de premamá, dos pantalones tipo pijama y dos short anchitos.  Por fortuna, los dos últimos meses -sí, esos en los que me desparramé– cayeron en pleno verano, y ahí que iba yo con mis vestiditos fresquitos y mis camisetas anchas. Antes, aproveché mi ropa y mis pantalones. Dejé de hacerlo el día en que mi médico me dijo que me bajara los vaqueros y se descubrió que los llevaba desabrochados y unidos con una gomilla... ese día decidí que se acabó ser una cutre.

Así que, amiga embarazada, tus mejores aliados en el armario son los legging y los vestidos. Por lo demás, te pones camisetas anchas y, si no, a marcar barriguita, que también mola. La mejor tienda para mi gusto es h&m. No está mal de precio y son cosas monas. Yo me compré unos pantalones comodísimos por solo 10 euros en rebajas.



Otra opción es Prenatal. Te recomiendo que te compres medias porque no hay nada más incómodo que unas medias apretadas, y menos en la barriga. Si se te hinchan los pies –cosa que te pasará sí o sí– cómprate unos calcetines si la recta final te pilla en invierno. No solo crecen la barriga y las domingas, querida.


Aún así, hay miles de opciones en la red. Y oye, si en tu barrio hay una tienda premamá, no dudes en entrar. Seguro que te tratan genial y tienen cosas chulas. Todo es verse las cosas puestas. Y si no, puesta por los complementos. Un buen collar, anillos, pulseras y pendientes son la mejor opción para ir remona con poco. También hay opciones en la red como Lilimarket, echa un vistazo.

Ten en cuenta que el embarazo sube el guapo, así que cuenta con que vas a estar guapa te pongas lo que te pongas. Tendrás cara de felicidad y descanso total gracias a los mimos. El pelo te brillará más y se te caerá menos. Marcar molla ya no es un problema porque la bartolilla es bonita y divertida y, encima, tu marido te va a ver más guapa que nunca –yo creo que ellos también tienen hormonas del embarazo–. El caso es que ir gordimona en el embarazo es posible.

Una vez que des a luz, todo cambia. Las mollas ya no quedan tan bonitas, la cara de oso panda ojeroso es difícil de quitar y tu pelazo, ay tu pelazo.... se te caerá y creerás ser calva. Ahora todo el mundo irá a ver al bebé –a tí no, para qué nos vamos a engañar– y tu no tendrás tiempo para estar ni medio mona. Dejarás de llevar tacones porque vas corriendo a todos lados –pasarán años hasta que vuelvas a ser puntual–, llevarás una coleta permanente porque no tendrás tiempo para peinarte, e irás vestida de aquella manera porque todo te queda pequeño y, además, casi nada te vale para dar el pecho.

El pecho, ese gran aliado, o enemigo, según se mire. Cuando te quedas embarazada estás tan entusiasmada que solo quieres gastar: que si ropa de bebé, que si ropa premamá. Te plantearás mil películas en la cabeza, como la lactancia. Yo soy súper prolactancia. De hecho, no entiendo que haya mujeres que, pudiendo, no den el pecho a sus hijos. Pero todo el mundo te habla de las bondades de la lactancia. Y nadie lo hace de las putadas de dar la teta.

1. La leche te chorreará. Te bajará por el abdomen y parará en la braguita, que tendrás que cambiar casi tantas veces como los pañales al bebé.

2. Lo mancharás todo. El suelo de mi casa es de lunares. Desde que nació Á, aunque lleve las almohadillas cubrepezones, goteo. Así que mi suelo, mis sábanas y mi ropa tienen bonitos goterones.

3. Nada de lo que tengas en tu armario servirá. Este verano mi ropa fresquita ha quedado en el olvido. Mi pobre madre se tiró a las tiendas cinco días después de nacer mi hijo para comprarme ropa con la que dar la teta. Porque sí, no nos engañemos, ¿cuanta ropa tenéis con botones o cremalleras hasta la mitad del pecho? Menos mal que pronto empezará el fresco –aquí en Málaga seguimos en verano–y podré ponerme mis camisas y blusas. Eso sí, el año que viene bonita colección de ropa abierta voy a tener para el periodo estival.

Así que, si estás embarazada, no olvides: Comprarte camisas, sujetadores prolactancia y cremita para los pezones por si te salen grietas. No te deprimas si no te cabe la ropa, a mí aún me quedan cuatro kilos y creo que se quieren quedar conmigo. Lo que no saben es que tengo permiso de mi ginecólogo para empezar el mes que viene a hacer más abdominales que un mono.

Por lo demás, genial. Hace no mucho, como soy periodista, me pidieron un titular de mi recién estrenada maternidad. Y me salió así: Cada día es una aventura. Y es verdad. Cuando crees que le has pillado el punto a algo, ZAS, todo cambia. Cuando crees que empiezas a dormir, PUM, algo pasa para cambiar el sueño. Cuando crees que le quieres, CHAS, llega otro día y te das cuenta de que aún le amas más.

La maternidad es lo más.

Objetivo mamá




domingo, 25 de agosto de 2013

9 meses de embarazo

La dulce espera, o el embarazo, son 40 semanas de nervios, emoción e ilusión. A mi se me hizo muuuy largo.

¿Por qué? Porque soy ansiosa. Soy una persona a la que le gusta planearlo y controlarlo todo (no tengo remedio) y, en un principio, pensar en nueve meses me dio tranquilidad. ¡Sabía cuándo y cómo ocurriría! 

Pero no. Primero esperas que pase el primer trimestre, por aquello de los riesgos de aborto. Después, esperas a que pase la ecografía de la semana 20, que sabes que es fundamental para saber cómo esté tu bebé. Después, llega esa eterna recta final que supone el camino al parto. Las llamadas y mensajes se intensifican. "¿Te notas algo hoy?", "¿Cómo te encuentras?", "¿Ya?"

El caso es que estos nueve meses han pasado lentos, aunque es cierto que me han venido bien con todas sus horas y días para poder organizarme y prepararme para la maternidad.

Por eso, como ya os he comentado alguna vez, su padre y yo decidimos inmortalizar mes a mes la evolución de mi barriga. 17 kilos en total, de los que 4,190 eran de niño y casi todo lo demás retención de líquidos. Ahora quedan 4 que sudar. Aquí tenéis esa evolución. En el mismo sitio, lástima que al principio no me pusiera la misma ropa.




Ahora que ya tengo a mi niño conmigo puedo decir que ha sido la experiencia más bonita de mi vida. Es maravilloso sentir que llevas a tu hijo, tu creación, dentro de ti. Es increíble saber que solo unos centímetros de piel te separan de él. Que todas y cada una de sus patadas y movimientos son obra de su padre y tuya.

Ahora tocarle, olerle, besarle y sentirle permanentemente a mi lado es lo que quiero hacer el resto de mi vida.

¿Qué os parece la evolución de los nueve meses de barriga? ¿Vais a hacerlo cuando os quedéis embarazadas? Yo, desde luego, lo repetiré.

Objetivo mamá

domingo, 18 de agosto de 2013

27-7-2013: el día que nació mi niño

¡He vuelto! Y quiero compartir con vosotras el día más bonito de mi vida.

A lo largo de estos últimos meses ha habido varias fechas que para siempre se quedarán marcadas en mi calendario. La primera de ellas, el 28 de noviembre, el día en que supimos que estaba embarazada. La segunda, el 12 de diciembre, el día en que escuchamos el corazón de mi pequeño por primera vez. También ha quedado para siempre grabada en nuestras memorias el 20 de marzo. El día sin duda más agridulce de este último año y me atrevería a decir que de nuestras vidas, un mal diagnóstico nos dio un buen susto que se solucionó horas después.


Pero sin duda, si hay una fecha importante que supera al resto y que se ha puesto por delante de aniversarios, cumpleaños o efemérides es el 27 de julio, el día en que nuestro niño vino al mundo.

Han pasado 22 días y me da la sensación de que ha pasado un año. Primero, por lo intenso de estas jornadas de pañales, tomas de leche, mecidas y susurros, segundo, porque parece que conozco a mi hijo de toda la vida. Aún así, reconozco que cuando nació lo primero que pensé fue en cómo podía haber vivido tanto tiempo sin él. Su mirada, su sonrisa, su piel, su olor... 




Al final nació por cesárea programada a las 39+2 semanas de embarazo. Un ginecólogo del hospital en el que di a luz lo estimó conveniente por el tamaño del gordito. Siempre nos dijeron que iba dos semanas por delante de su peso y tamaño y en las últimas semanas se disparó. La última ecografía, justo dos días antes, anunciaba que pesaba 4,600 gramos y aún no estaba encajado. El médico dijo que el peso podía oscilar y ser 300 gramos superior o 300 inferior. Nos dijo que si no me ponía de parto de manera espontánea y llegaba a la semana 41 el niño fácilmente podía pesar 5 kilos y eso iba a ser cesárea si o si, así que no me dio opción. "El sábado a las 7.30 aquí".

Buff, y qué vértigo. Te dicen eso y te entra el canguelo. Saber la fecha de parto da lugar a dejar la casa recogida, a cerrar planes o trámites, a quedar con gente y deshacer planes sin necesidad de dejar a nadie tirado y a hacer cosas que debes hacer, como quitarte la pintura de uñas, depilarte o terminar sin prisa la bolsa del hospital. ¿Lo malo? Lo malo es que te agobias sabiendo cuando va a nacer, te entran mil temores, "¿Saldrá bien?", "¿Me dolerá mucho?", pero rodearte de personas que evitan que pienses en ello ayuda, y mucho. En mi caso lo hice de mi madre, con la que me fui de tiendas, con mi mejor amiga, que me llevó de rebajas y con Á, que pese a su aprensión se ha portado como un auténtico campeón, como un padre, lo que es.

Así que allá que nos plantamos el sábado. Más tranquilos que nerviosos –dormí toda la noche del tirón, ¡lo que es evadirse!– y, mientras, al otro lado, las personas más importantes esperaban paciente o impacientemente, no lo sé, aunque me lo imagino. El caso es que a las 12.30 de la mañana me dijeron que me llevaban a quirófano y a las 13.05 nació mi niño.

Si hay algo que nunca podré "perdonarme" es no haberlo parido de manera natural, aunque la prescripción médica mandaba, estaba claro. Aún así, tenía la esperanza de verlo nacer ya que las cesáreas, como sabéis, se hacen con anestesia intradural, es decir, te duermen de barriga para abajo y al menos estás al tanto de lo que ocurre. Yo no pude, pues hubo problemas con la anestesia y al séptimo pinchazo –dolores y nervios incluidos– decidieron dormirme tras quejarme por el dolor de los cortes. Así que lo último que recuerdo es decir "Ay, ay, que me duele, que lo noto" y lo siguiente oír a mi madre y a Á susurrándome que ya había sido mamá en la sala de recuperación. Después me trajeron a mi niño y se paró el mundo. No paraba de llorar, y yo tampoco.

Ha sido toda una experiencia. No he sufrido los dolores de un parto natural pero sí los posteriores de una intervención quirúrgica y no puedo entender cómo hay gente que opta a esto sin pensarlo, pero está claro que cada persona es un mundo. Aún así, puedo decir que a 22 días del parto me encuentro casi bien, por no decir bien. Tengo una señora costura y aún me sobran unos kilos, pero atrás quedaron los dolores, los calambres, las contracciones fuertes del útero volviendo a su sitio –aún le queda– y los tirones de los puntos.

Es fundamental rodearte de personas que te lo ponen fácil. Sin Á y su ayuda los primeros días –sobre todo los del hospital– no habría podido. Sin mis padres y mi tía, que han venido a ayudarme sin importarles la hora o qué hacer, como limpiar o asearme, o sin mis suegros, que entre otras cosas nos han llenado la nevera de delicatessen y no dejan lugar a que nos quedemos sin pañales.

Pero pese a todo lo malo, merece la pena, y repetiré. Me haría una y mil rajas más con tal de tener un tesoro como el que tenemos en casa. Sano, guapo y fuerte. 

¿Qué más se puede pedir?

Objetivo mamá

jueves, 1 de agosto de 2013

5 días

Hoy hace cinco días del día más feliz de mi vida. El sábado 27 de julio nació un ángel que ha venido a alegrarnos la vida a muchas personas que, de una manera o de otra, a partir de ahora siempre estaremos a su lado. 

Grande, guapo y bueno. 4.200 gramos de felicidad y 52 cm de ternura. Su padre y yo estamos en una nube desde entonces y creo que será difícil bajarnos de ella.


Trataré de actualizar todo lo a menudo que pueda y prometo contar con pelos y señales como fue el parto. Ahora andamos extasiados entre arrumacos, tomas de leche y pañales, pero esperamos cogerle el punto en breve y aquí estaré yo para contarlo todo, todo y todo.

Gracias a todos por vuestros buenos deseos y por haber estado pendientes de mi embarazo. Os quedáis como espectadores de la crianza de un bebé?

Objetivo Mamá

jueves, 25 de julio de 2013

La habitación del bebé

Se acerca el día... quedan apenas 48 horas para conocer a mi niño. ¡Y cuantos sentimientos, emociones y nervios siento! Tanto tiempo esperando y saber el día B me pone aún más nerviosa.

Llevo varios días preparando este post, haciendo fotos y ultimando para enseñaros cómo es el cuarto de mi bebé.

Nuestra casa tiene tres dormitorios y desde primera hora decidimos que su cuarto sería el más pequeñito y recogido, con la idea de que lo aproveche después su futuro hermanito o hermanita.

Antes era uno de esos cuartos que almacenan mil cosas. Tenía una estantería llena de libros y pulseras y collares y una mesa con miles de marcos de fotos –adoro las fotos– y un ordenador. Ahora es un cuarto muy cuco que hemos preparado con mucho cariño.

Á lo pintó durante varios días, le costó sudores e ir varias veces a por pintura, no fue fácil quitar el color anterior y dejarlo en celestito. Admito que no me gusta mucho eso de azul para niño, rosa para niña... pero al final he sucumbido y, sobre todo, me apetecía un color claro y vivo.

Al principio pensamos en poner papel pintado, pero Á quería que el niño creciera rodeado de animales, ¡y allá que fui! Horas y horas de búsqueda concluyeron con el descubrimiento de la marca Mandarina y Tulipán. Una empresa de vinilos personalizados que nos cautivó, especialmente su modelo Selva Aventura. Así que la pared en la que lo hemos colocado es finalmente blanca, para no cargar demasiado el ambiente. Los muebles son de Micuna y son color blanco, como las puertas del armario, y el resto de la decoración también. Queríamos sencillez. Para mi, menos es más. Siempre.





Otros complementos son la archiconocida lámpara de Ikea de papel y una alfombra de la diseñadora Lorena Canals, que tiene verdaderas maravillas. El banderín es de El bazar de las Cosas Molonas, que lo compré hace mil para la ocasión. La chichonera –chulísima– es de Vertbaudet y la colcha de estrellitas de Zara Home.

El resto de detalles son una estantería, también de MiCuna, un cuadro-tendedero para colgar sus cositas y una lámina de Lovely Paper de la que me enamoré hace un año y que ya había regalado al hijo de unos amigos.



Pero esta es su habitación, y como sabéis a los bebés les hace falta de todo. El mío aún no dormirá en el suyo, sino que lo hará con nosotros en nuestro dormitorio. Lo hará en un moisés familiar en el que hemos dormido todos los primos y sobrinos que a mi madre y a mi abuela les hacía especial ilusión que utilizara. Es muy grande, así que creo que lo aprovechará bastante tiempo.





En cuanto al carrito no nos hemos complicado nada. Nos metimos en foros, blogs y páginas, y creemos que el Jané Muum es, en relación calidad precio, el mejor. Hemos comprado el de tres piezas para que pueda aprovechar al máximo cada una de ellas. Aquí tenéis la foto del capazo, hemos elegido el carrito en color beige y chocolate, para que vaya con todo. Además a mi me parece muy elegante. El bolso es de Mayoral, en crudo.




Y para terminar con las grandes inversiones tenemos la bañera, a la que también le hemos dado mil vueltas. Después de consultar a nuestros amigos con bebés recientes sobre lo mejor, terminamos por decantarnos por una que se acopla sobre la bañera de adultos. ¿Que por qué? Pues porque las casas de hoy día no son demasiado grandes y nos parecía un fastidio poner la bañera en el dormitorio e ir y venir con la cuba con las consiguientes pérdidas de agua o tener una que se plegara. Como tenemos otro baño con un plato de ducha que es el que más usamos y la bañera apenas, decidimos adquirir esta de Cam, que además está muy bien de precio: 50 euros.




Estas son nuestras adquisiciones, aunque la principal llegará el sábado, DM. Ojalá todo salga bien, estoy deseando tener a mi gordito conmigo.

Feliz semana...

Objetivo Mamá

lunes, 22 de julio de 2013

La cotidianidad del embarazo

¡Hola blogosfera!

No me gusta generalizar, aunque a menudo lo hagamos, y aunque no se puede decir que todos los embarazos sean iguales –los hay con náuseas, con reposo, de las que no se enteran– es cierto que muchas situaciones son idénticas en unos y otros.

Prueba de ello es el libro"40 semanas, crónica de un embarazo" que me regalaron hace unos días. No me he podido reír más leyéndolo porque me siento identificada con prácticamente todo lo que la artista ha plasmado.

Se trata de una ilustradora, Glòria Vives, que cuenta dos de sus embarazos. El primero de ellos, que acaba en un aborto, y el segundo, que va a las mil maravillas y hace que la pareja cumpla su sueño de crear una familia.

Son situaciones cotidianas del embarazo, como qué te dice la gente, cómo te sientes cuando llega una u otra prueba y qué sensaciones vas teniendo conforme avanza la gestación. Se lee en un pis pas porque es un libro ilustrado, pero es divertido tenerlo en la mesilla para ojearlo de vez en cuando. 



Desde luego lo voy a recomendar a todas las mujeres a las que conozca que se queden embarazadas, porque te hace reír, olvidar los momentos de pesadez e incluso los finales de desesperación. Es de la editorial Fuera de órbita.


Bueno, creo que aún me dará tiempo a escribir un par de entradas más antes de la llegada de mi niño, si no es así, no me lo tengáis en cuenta. Prometo informar de todo a través de twitter, facebook e instagram y en cuanto pueda por aquí. Aún así, parece que está cómodo, así que creo que nos leeremos de nuevo en unos días.

Feliz inicio de semana

Objetivo mamá





miércoles, 17 de julio de 2013

Chupetes molongos

¡Aquí seguimos! Embarazada y a lo loco.

El día B de bebé se acerca y a mi se me acumula el trabajo. Tengo pensados varios post y no quiero que me pille el toro, así que me dispongo a hacer uno que me hace especial ilusión.

Lo he titulado "Chupetes molongos" porque creo que lo son. Los más in, para que los bebés se conviertan en los niños más divertidos del parque.

Tengo un montón que me han ido regalando y todos son preciosos. Cursis, modernos, básicos... para todas las ocasiones y yo, ¡encantada!

Estaréis de acuerdo conmigo en que no hay nada más bonito que los regalos que la gente le hace a tu retoño. Familia, amigos y marcas. Si, porque las marcas apuestan por las futuras madres a las que les gustan determinados productos, porque no hay mejor publicidad que tener a un cliente potencial contento. Así lo aprendí en la facultad y hay varias empresas que lo están haciendo muy muy bien (aparte porque las gestionan personas encantadoras, todo hay que decirlo).

El caso es que me encanta que estas empresas –en concreto Suavinex y Tutete.com– hayan tenido detalles conmigo. Lo mejor de todo es que no se esperan este post ni me lo han pedido, y eso es lo que más me gusta. Podrían contentar a las bloggers por excelencia con mil visitas al día, pero no, se preocupan de todas, de las que tenemos mil en total o una.

A mi me encanta todo lo relacionado con bebés de toda la vida. Antes de quedarme embarazada o incluso planteárnoslo ya miraba cosas de niños. Me pasó igual con los vestidos de novia antes siquiera de que Á me regalara EL anillo. En fin, que de ilusiones se vive y yo soy una soñadora de toda la vida.

Como soñar es gratis, pues yo siempre he pensado en que mis hijos serían niños que irían a la última. Un día más cucos, otros más modernos. Un día más cursilones y otros más desenfadados. Porque así soy yo, difícil de clasificar (o eso creo).

He seleccionado mis tres chupetes favoritos, aunque aún pueden llegar más. Son divertidos, descriptivos... ¡y no dejarán indiferente a nadie cuando mi niño lo lleve puesto!




El primero en llegar fue el de Suavinex. Era el día de la madre y descubrí que a las twitteras más rápidas en poner algo sobre ese bonito día le regalarían uno que pusiera "Te quiero mamá". Me flipó la idea y allá que me puse con el móvil, rauda y veloz. Porque otra cosa no, pero enganchada a las nuevas tecnologías estoy, ¡y lo conseguí! El chupe es una monada, súper lindo como todo lo que hace esta marca de la que me siento embajadora porque tengo creo que todo, entre lo que ellos mismos me han mandado y lo que yo he comprado.

El segundo de ellos en llegar fue el de Tutete.com. Un compi de trabajo me había hablado de esta marca hacía tiempo. Le he visto a su hija por lo menos tres chupes personalizados de lo más graciosos. Y claro, a mi que me encanta lo personalizado me faltó poco para empezar a ver su web y descubrir la cantidad de cosas que tienen. No solo chupetes, sino de todo: arrullos, carritos, baberos, ropita... ¡Un universo para las que compramos por internet! El caso es que el otro día los descubrí en Twitter, los saludé y oye, sin pedir nada a cambio, por la cara y con toda la simpatía del mundo me pidieron la dirección para mandarme un chupe que pone "Mi mamá es una blogger". Ya tengo una wish list de lo que quiero, así que si alguien quiere regalarle algo a mi peque, ya sabe, jeje.

El tercero ha sido más difícil de conseguir y me ha costado tiempo y dinero, ¡sobre todo tiempo! Es más, ha venido directamente de Inglaterra. Lo descubrí hace meses por casualidad en un blog extranjero. Soy una apasionada de la fiebre moustache y cuando vi que vendían chupes con bigotillo incorporado lo tuve claro. ¡Quería uno, costara lo que costara! La cosa es que en España no lo venden, o al menos yo no lo he encontrado, y vi que lo tenían en tiendas online de USA. ¡Joé, me iba a salir por un ojo de la cara la broma! Decidí buscar y rebuscar hasta que vi que Amazon Uk los tenía. Por suerte, una amiga tiene familia allí y me dijo que me lo pedía y me lo traía ella cuando fuera y así me ahorraba los gastos de envío, que valían más que el propio chupete. Al final me ha costado nueve euros y yo encantada, porque mi niño va a estar muy gracioso con él. Se llama "Moustache pacifier" y es de la marca Fred&Friends.

Por lo demás, todo sigue igual o casi. Acabo de venir de mis primeros monitores y todo va viento en popa. Mi niño está más a gusto que un arbusto y no se ha encajado, así que me toca andar y andar para ver si se recoloca. Aún así me han hablado de la posibilidad de una cesárea porque está criado, 3,700. Lo que sea con tal de que él esté bien (soy una madre total).

Gracias por estar ahí. A los de siempre y a los nuevos. Y en especial a mis nuevas amigas virtuales, que son la caña de España.

Objetivo mamá

miércoles, 10 de julio de 2013

Sesión de fotos de embarazo

¡Cómo pasa el tiempo! Ya han pasado dos meses desde que nació este blog, que puse en marcha con la idea de ayudar a futuras madres, para desahogarme y contar mis vivencias... De hecho el tiempo ha pasado tan rápido que ya he llegado a las 37 semanas de gestación, así que estoy oficialmente preparada para traer a mi bebé al mundo.

Antes de quedarme embarazada siempre había tratado de imaginar cómo tendría la barriga, si engordaría mucho... siempre había deseado tener un buen bombo, ¡y no ha fallado! Tengo una buena barriga con un niño XXL.

Por eso decidí que había que inmortalizar un periodo tan bonito de la vida para siempre. Á siempre me recuerda que las mujeres pasamos sólo una, dos o tres veces por un embarazo, y que hay que aprovechar. ¡Qué razón tiene! Nunca se sabe y creo que no hay mejor manera de recordarlo en el tiempo que con unas buenas fotografías.

Hoy día, con los móviles todos tenemos fotos. De hecho yo tengo muchas que he ido mandando a amigos y familiares para que vieran el desarrollo de mi súper bombo y Á me ha ido haciendo una al mes en la misma postura para ver el crecimiento... Estas las enseñaré cuando nazca mi niño, pues la última debe ser con él.

El caso es que al ser del mundillo tengo un montón de amigos fotógrafos. Muchos y todos buenísimos. Pero Álvaro Guerrero fue el que más insistió. Y yo encantada. Durante un mes miramos y remiramos internet para decidir qué tipo de fotos queríamos hacer. Á y yo teníamos claro que no queríamos fotos ñoñas o muy posadas, aunque sea difícil. Queríamos algo artístico y a la vez sencillo. Y creo que lo conseguimos. La elección de fotos y el trabajo de Álvaro Guerrero así lo atestiguan, al menos bajo mi punto de vista.







Con esto de la privacidad no quiero poner fotos en las que se me reconozca que luego pueden dar muchas vueltas. Mi maridito y yo nos hicimos alguna divertida y luego sobre todo me hizo a mi y al súper bombo. Os dejo algunas para que os hagáis una idea de la sesión. Cuando el bebé esté con nosotros en cuerpo y alma nos haremos una sesión con él. ¡Qué ilusión!

¿Y vosotras? ¿Habéis pensado en haceros fotos embarazadas?

Desde Objetivo mamá os animamos. Es una experiencia única, y si os ponéis en manos de unos buenos profesionales acabaréis encantados.

Objetivo mamá

jueves, 4 de julio de 2013

APP de embarazo

¡Buenos y calurosos días! Parece que oficialmente ha llegado el verano...

Cuando hace unos ocho meses descubrí que estaba embarazada lo primero que hice –después de celebrarlo con Á– fue ponerme a buscar APP de embarazo como una loca. ¡Menudo universo el de las store! 

Ciertamente no te descubren el mundo, pero es bonito e interesante leer información día a día o semana a semana sobre el desarrollo de tu bebé y el tuyo propio.

Por eso creo que puede serviros de utilidad cuando sepáis que vais a ser mamás. He hecho mi particular ranking, y admito que el día que nazca mi niño me dará pena eliminarlas de mi Iphone.

Para mi la mejor de todas es la famosa de Babycenter. Esta aplicación móvil provee información día a día sobre el embarazo, hace recomendaciones, da consejos y te deriva a artículos de expertos sobre la materia: ginecólogos, matronas, pediatras, psicólogos...

Para mi es la más completa.  Una vez a la semana te dice el peso aproximado del feto y lo compara con un objeto. Recuerdo cuando lo comparaba con una moneda... ¡ahora dice que tiene el tamaño de un melón! Lo mejor de esta APP son los vídeos. Normalmente son mensuales y tiene unas buenas gráficas. El único fallo bajo mi punto de vista es que, al tratarse de un portal internacional, muchas veces la información está escrita en español de Latinoamérica y ciertas palabras pueden sonar "raras". Aún así, es 100% recomendable.





La segunda mejor es la de Mi embarazo de Hero Baby. Es la más visual bajo mi punto de vista. Lo único en lo que es peor respecto a la anterior es en que la información que detalla es semanal y no diaria. El día en que cumples una semana más te manda un mensaje de felicitación y además te explica la talla aproximada del feto, qué cambios ha experimentado y cómo va el cuerpo de la mujer. Además, da consejos de salud.



La tercera en mi ránking es la de Sanitas. La APP Embarazo está bien sobre todo por sus imágenes. Semanalmente reproduce el interior del útero y la posición y tamaño del bebé. Está bien porque es la más visual, aunque no es la que da más información. Aún así, es interesante los detalles semanales del desarrollo del feto. En cada actualización proporciona tres o cuatro puntos de cambios del bebé, como qué siente, qué se está desarrollando en ese momento o qué posibilidades tiene de salir adelante según el momento de la gestación. También hay un apartado de consejos médicos que no está mal.



Otra que me bajé nada más ver fue la de Nestlé Mamá. Cada semana ofrece un consejo sobre qué hacer, qué comer o qué actividad llevar a cabo para llevar un embarazo saludable. Además, introduce vídeos (sin sonido) con los que hacerse una idea del estado del bebé dentro de la barriga. No está mal, pero admito que es la que menos he usado.



La quinta y última APP está bien pero para mi es la peor de todas porque te remite constantemente a su versión de pago. Si quieres saber más hay que preparar la tarjeta y, la verdad, con la cantidad de información que hay en internet, en los libros y en el resto de aplicaciones móviles, ¡como que no! Aún así es muy visual y está bastante bien. Se llama IPregnant Free (hasta en el nombre te lo recuerda), permite agregar información y fotos y da pequeñas pinceladas semanales de cómo ha de ir el embarazo. No sé que tal será la de pago, supongo que mucho mejor, pero como ya he dicho, yo no pagaría por una APP existiendo otras como las ya mencionadas, que son muy completas.



En fin, este es mi top cinco para Iphone, siento no poder ayudar a quienes tenéis Android. En cualquier caso, supongo que muchas de ellas también estarán para este tipo de móviles y serán muy similares. 

Me ha encantado tener durante este año estas APP y haber leído y releído su información. Aunque en parte sean obviedades, reconozco que ha sido entretenido y que recibir una felicitación cada semana me hace siempre mucha ilusión. Espero que os sirva de ayuda el día de mañana o ahora mismo si estáis en pleno proceso de gestación.

Feliz jueves

Objetivo mamá

martes, 2 de julio de 2013

Little Luxuries by Suavinex

¡Buenos días!

Si, aún es temprano para ponerme en marcha, pero el barrigón, el calor y las malas posturas no me dejan conciliar el sueño. Lo malo es que no puedo decir eso de ¡ya dormiré!, puesto que cuando el pequeño venga al mundo supongo que nos dará más de una nochecita... ¡Efectos colaterales!

El caso es que no quería dejar más días sin escribir esta entrada, de la que me siento especialmente orgullosa. En una anterior os comenté que había sido seleccionada dentro del concurso Little Luxuries de Suavinex para optar a un lote de los productos de esta conocida marca de puericultura ligera.

El simple hecho de haber sido elegida entre todas las participaciones (muchísimas, ya que esta marca tiene una gran comunidad gracias a Madres Felices) ya me hizo feliz. Me mandaron a casa un pack de Liberty para niño compuesto por un precioso biberón, un chupete y un broche con cadena Jewel ideales.

Me fui de tiendas y al final, como pasa con mi propio armario, acabé en Zara, pero en este caso en Kids. Hacía unas semanas le había echado un vistazo a una camisa celeste de manga remangable y allá que me fui. No tardé ni un segundo en enamorarme de unas bermudas con tirantes que iban a la perfección a la colección Liberty: casual pero cuco.

El caso es que hice varias fotos, un pequeño montaje en photoshop y lo subí a facebook, sin esperar nada a cambio, ¡de verdad! 





Justo esos días abrí la cuenta de Objetivo mamá en Twitter y vi que varias madres hablaban del concurso, me metí en el hilo, me presenté y me di cuenta del buenrollismo que respiraba este concurso del que yo ya me consideraba ganadora solo por ser haber sido preseleccionada.

El miércoles, cuando iba camino de una eco, Suavinex-El Club de las Madres Felices publicó en facebook la foto de la ganadora. No me cargaba y no la veía. Á y yo íbamos en el coche y yo le explicaba que la posibilidad de ganar era remotísima. ¡Y apareció mi total look! Me puse a dar gritos de alegría y me puse loca de contenta. Desde aquí, quiero dar las gracias al jurado, compuesto por las hermanas blogueras 39 semanas y Star en Rojo por haber elegido mi look.

Y Suavinex, que no se anda con chiquitas, ya me ha mandado el premio. Una caja enoooorme llena de monerías.

-Un arrullo
-Un body de primera puesta
-Un termómetro para la bañera
-Un biberón de la colección vintage "Rose et bleu"
-Un chupete Evolution de la colección "Rose et bleu"
-Broche con cadena Jewel
-Una esponja natural
-Un set de cepillo-peine
-Toallitas húmedas
-Gel-champú
-Crema del pañal
-Baby cologne que huele a las mil y unas maravillas





En fin, que no puedo estar más agradecida. Es la primera vez en mi vida que me toca algo y me ha hecho especial ilusión que el premio haya sido un pack muy chulo para mi niño, así que #soyunamadrefeliz

¡Que tengáis una feliz semana! En el próximo post "Fotografía a embarazadas"

Objetivo mamá

domingo, 23 de junio de 2013

Babymoon

¡Hola a toda la blogosfera!

Lo primero de todo, mil perdones. Prometí actualizar más a menudo pero, como leéis en el título de la entrada, nos hemos ido de Babymoon.

Si, ese término tan nuevo que se asemeja al archiconocido Honeymoon o Luna de Miel y que no es más que una nueva luna de miel para los padres antes de la llegada del bebé.


A nosotros nos queda solo un mes y ya hemos empezado la cuenta atrás, sobre todo porque han dicho que seguramente se adelante, así que había que aprovechar.

La verdad es que todo ha sido un poco por casualidad. Aún teníamos por gastar una caja de experiencias de regalo por nuestra boda y decidimos elegir un destino de playa y buena gastronomía, por lo que nos fuimos a Cádiz.

En concreto hemos estado en Sanlúcar de Barrameda, famosa por su manzanilla, marisco y playas de ensueño. En total, tres días en remojo y al sol con un libro en la mano y sin más preocupaciones que echarnos crema para el sol.

Ha sido una recarga de pilas y aunque volvería a irme hoy mismo, reconozco que nos ha servido y ha surtido el efecto deseado: relax.

Tomar el sol embarazada es toda una odisea. La gran barriga no te deja tumbarte ni boca arriba ni boca abajo, con lo cual, o te llevas una silla-hamaca o estás condenada a estar sentada durante horas. Nosotros por fortuna tenemos silla, pero al final, como todo, se hace incómodo. ¡Aún así, me iba ahora mismo!



En cuanto al sol, quisiera recordar lo dañino que es. Los índices de radiación cada vez son más intensos y peligrosos, y las embarazadas tenemos graves problemas con las manchas, lo cual hace que haya que prestar más atención si cabe a la piel. En mi caso siempre he de estar muy pendiente porque tengo el conocido como "blanco nuclear", con lo cual me he embadurnado con protección 50 y la cara con 100. Pese al dineral en cremas y de ir más untada que una tostada me han salido manchas en la cara. Solo espero que este batiburrillo de hormonas y cambios físicos vuelvan a su ser en un mes, porque cada vez me parezco más a un cuadro de Picasso.

Como decía al principio, ha empezado la cuenta atrás. Ya he comprado alguna cosa para la bolsa de maternidad, aunque me queda llenarla y añadir algo más. También casi hemos terminado de decorar el cuarto del bebé, pero a eso le dedicaré una entrada diferente. ¡Tanto curro lo merece!

Como veis el blog ha cambiado de imagen. Por fin una personalizada y única. Supongo que variará con el tiempo, pero de momento se queda así, a no ser que mi niño salga moreno, jeje.

Además, ahora podéis seguirme en Twitter (@objetivomama), Instagram (objetivomama) y en Facebook.

Que tengáis un feliz domingo y una estupenda Noche de San Juan.

Objetivo mamá